Organizaciones se reúnen para generar sinergias en contra de los efectos negativos de la minería del oro en Bolivia y Perú

Organizaciones se reúnen para generar sinergias en contra de los efectos negativos de la minería del oro en Bolivia y Perú

En un encuentro binacional las organizaciones de sociedad civil y sociales de Bolivia y Perú se reunieron para entender los contextos de la minería aurífera aluvial en el territorio amazónico de sus países, y, a partir de ello, encontrar estrategias para contrarrestar los efectos negativos de esta actividad extractiva.

Comunicación REPAM-Bolivia.- Más de una treintena de representantes de organizaciones de Perú y Bolivia fue parte del encuentro convocada al “Diálogo: La minería del oro”, organizadopor Misereor —obra episcopal de la Iglesia Católica alemana para la cooperación al desarrollo, que apoya en varios países de Latinoamérica—. Este encuentro binacional tuvo el fin de generar sinergias para hacer frente a las consecuencias negativas de la explotación aurífera en la Amazonía de ambos países.

“El primer objetivo es entender mejor los contextos de la minería del oro en Perú en Bolivia. También intercambiar sobre las estrategias interinstitucionales de trabajar la temática de minería de oro y sus efectos negativos en medioambiente, en la salud, en las economías y en las estructuras organizacionales de las comunidades”, explicó el oficial de proyectos para Bolivia de Misereor, Markus Zander.

Resaltó que se analizó las posibilidades de —en un futuro— se pueda coordinar, cooperar y crear complementaciones de acciones entre los diferentes actores, tanto en las temáticas específicas como en las regiones afectadas por la minería en las que trabajan.

Encuentro binacional y sinergias

En este encuentro —realizado en la ciudad de La Paz, la última semana de marzo— participaron co-partes que trabajan con Misereor en ambos países, además, de otras redes y organizaciones que tocan la problemática de las consecuencias de la minería de oro, entre ellas la Red Eclesial Panamazónica – Bolivia (REPAM).

En las tres jornadas se profundizó la problemática de la explotación aurífera en los dos países, los impactos ambientales y el cuidado del medioambiente. Tras el análisis, en el segundo día, se organizaron mesas de trabajo, que permitieron establecer acuerdos entre las organizaciones con el fin de trabajar en el cuidado de la Casa Común.

“Gracias a Misereor estamos tratando de encontrar sinergias, para compartir todo ese trabajo que hacemos y que pueda ser el punto de partida, con el fin de ser el punto de partida de crear redes de incidencia para que la sociedad civil pueda presentar iniciativas de políticas públicas en el marco del medioambiente y el cuidado de la Casa Común”, resaltó Mario Gutiérrez, coordinador del Programa de medioambiente y ecología integral de la Pastoral Social Cáritas Bolivia.

Las y los participantes destacaron que el encuentro tuviera un carácter binacional, pues ambos países la Amazonía siente el embate de las consecuencias ambientales de la minería del oro, que afecta principalmente, a pueblos indígenas y campesinos. Por ello, se pudo concertar estrategias para trabajar de forma conjunta y pensar en crear una red o plataforma binacional.

Por su parte, Juila Cuadros, integrante del Consejo directivo de CooperAcción —organización que hace 25 años trabaja en tres regiones de Perú, entre ellas, Amazonía sobre la minería del oro—, contó que esta situación afecta mucho a las poblaciones indígenas del territorio amazónico peruano.

“Los mineros ilegales y los taladores han depredado el bosque, la flora y fauna; los peces están contaminados (con mercurio) y se requiere garantizar seguridad alimentaria (de los indígenas) y mejorar sus medios de vida que se deterioraron totalmente”, dijo Cuadros.

Por ello, dijo que el encuentro permitió conocer más estrategias y elementos para profundizar el trabajo de defensa y de impulsar otros modos de desarrollo.

“Me ha permitido conocer las estrategias que otras organizaciones como nosotros implementan, pero además acá se ha compartido mucha información que es nueva y que tiene que ver con producción, mercados y otros”, destacó.

Zander resaltó que a partir de las sinergias logradas en este encuentro se apuntan a reforzar el objetivo de Misereor, que es mejorar las condiciones de vida de los pueblos indígenas, campesinos y otros grupos marginados en ambos países.