UN PACTO EN DEFENSA DE LA AMAZONIA Y QUE ATIENDA LAS NECESIDADES DE LA HUMANIDAD

Área de Evangelización
El Obispo del Vicariato Apostólico de Pando, Monseñor Eugenio Coter, propuso hoy que todos los sectores activos de la región, suscriban un pacto en defensa de la Amazonía, que atienda lo mismo las necesidades de los grupos originarios menos favorecidos y, principalmente, la naturaleza que está afectada por la de forestación y explotación no controlada de otros recursos, como el oro.
La sugerencia episcopal fue el tema central de la Homilía que Mons. Coter, pronunció en el Te Deum, en la Parroquia Nuestra Señora del Pilar de Cobija, con motivo del 83 aniversario departamental de Pando.
Celebramos el comienzo especial de la fiesta de la jurisdicción del Departamento de Pando donde los que vivimos en esta tierra hemos hecho un pacto de convivencia entre todos nosotros, donde construimos la realidad.
Las autoridades tienen el desafío de saber las necesidades de la comunidad, deben crear condiciones para que los ciudadanos puedan crear condiciones de vida que les permitan crecer.
Un Pacto Social tiene que haber espacio para la solidaridad, los pobres, servir a la sociedad de parte de las autoridades y los ciudadanos.
Recordar los 83 años del departamento es responder el desafío de renovar el pacto social. Recordar el nacimiento de nuestra comunidad humana es la relación con el problema del cambio climático, la relación con la tierra, con la humanidad.
El papa Francisco nos invita revisar los cuatros sueños: Eclesial, Social, Cultural, Ambiental. Nuestra responsabilidad es de cuidar nuestra selva, nuestra casa común.
En su encíclica “Laudato Si” (Sobre el cuidado de la casa común), el Santo Padre ha asumido un compromiso claro y lo ha convertido en algo que debemos contemplar como cristianos: el cuidado de nuestro hogar común. De una manera única, la Amazonia va más allá de las naciones que abarca. Es ese pulmón que el mundo tanto necesita. Debemos trabajar juntos para asegurarnos de que las naciones respeten el tesoro ecológico de la creación de Dios, que se encuentra en la región amazónica.
Somos guardianes de la creación de Dios. Dios nos ha dado la Amazonia, y nosotros seremos los cultivadores, seremos quienes cosechemos sus beneficios, pero también debemos ser sus protectores.
«Los madereros tienen parlamentarios, y nuestra Amazonia ni quien la defienda, extinguen a los monos y a los loros, ya no será igual la cosecha de la castaña».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *