Prensa CEB 12.09.2023.- “En memoria de Mons. Eugenio Scarpellini, misionero apasionado, obispo de Diócesis de El Alto que nos dejó hace tres años, el Comune di Verdellino de donde fue originalmente, nombrado su escuela de la infancia”, relata el Centro Missionario Bérgamo en su página de Facebook.

Un acto de aparente sencillez, detrás del cual nos gusta interpretar la voluntad no tanto de rendir homenaje a los honores (que por otro lado serían muy merecidos), sino más bien de indicar un modelo de vida dedicado a restaurar la dignidad, en garantizar los derechos fundamentales a las personas más desfavorecidas, con la esperanza de que muchas más personas hoy puedan recoger a este testigo. «Genio», como nos gustaba llamarlo cariñosamente, sigue vivo. Vive en aquellos que vinieron de Italia a Bolivia que lo conocieron y apreciaron, vive en quienes llevan adelante su trabajo, vive en personas que inspira su energía, su capacidad única para enfrentar dificultades.

Ahora “Genio” vive y vivirá en esa niña y en ese niño que caminando por el pasillo de su jardín de infantes preguntará: “Mamá, ¿qué está escrito ahí arriba? ¿Cuál es el significado de Mons.? ¿»? «. «Genio» seguirá viviendo en él y en ella si mamá y papá cuentan la historia de este misionero incansable, no un superhéroe, sólo un hombre que hizo lo que tenía que hacer y pudo, lo mejor que pudo, un hombre libre que amaba tanto.

Y «Genio» estará aún más vivo cuando esta historia, más que palabras, tome la forma de atención, gestos, elecciones, estilo, de la vida cotidiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *